Jaén Rugby comenzaba este domingo en Madrid su paso por la fase nacional de ascenso a la División de Honor B, categoría de plata del rugby español, que recordemos conseguía gracias a su clasificación como segundo de Andalucía tras perder la final ante el CDU Granada. Finalmente la Federación Española de Rugby determinaba que los equipos participantes fuesen los tres primeros clasificados de Madrid, el primer clasificado de Extremadura y los dos primeros clasificados de Andalucía para ocupar plaza en el Grupo C de DHB, determinación que se veía condicionada por el número de licencias tramitadas por cada federación autonómica. Quedando pues el cuadro de competición de la siguiente forma: cuartos de final que enfrentan al CR Hortaleza XV (tercero de Madrid) frente al CR Badajoz (primero de Extremadura), y al CAU Metropolitano (segundo de Madrid) frente al Jaén Rugby (segundo de Andalucía), quedando el CR Majadahonda y el CDU Granada exentos de la primera fase por haber sido clasificados primeros de grupo en sus respectivas ligas.

               En la otra parte del cuadro el CR Badajoz conseguía la victoria en casa frente al CR Hortaleza XV por un ajustado 24-22, mientras que Jaén Rugby perdía en su visita a Madrid frente al CAU por 33-21.

               Jaén Rugby presentaba al equipo de gala con la única baja de Eduardo Liébanas por lesión, jugador al que muy probablemente recuperen para la vuelta en casa. A pesar de las pocas bajas del conjunto verde, fue uno de los peores partidos del Jaén Rugby en la presente campaña. Aficionados y jugadores estarán de acuerdo en que en nada tiene que ver el juego presenciado en las Lagunillas con el despropósito deportivo acuciado en Orcasitas. Si bien es cierto que la buena semana de entrenamientos pronosticaba otro devenir de los acontecimientos la realidad fue bien distinta.

               El CAU Metropolitano dominó todas las fases estáticas del partido, negando la posesión en ataque al Jaén Rugby que solo se limitó a defender y a sumar golpes en los rucks. La línea jiennense estuvo desaparecida en ataque por la falta de balón pero igualmente en defensa no realizaron el trabajo al que nos tienen acostumbrados, fallando placajes que propiciaron ensayos en contra. CAU utilizaba sus armas en ataque, gente grande chocando fuerte y creando incomodidad a un Jaén Rugby que no sabía o no quería defender. Se llegó a un 7-0 en una primera mitad en la que a duras penas vimos algo de rugby.

               La segunda parte empezó exactamente igual que la primera, corriendo hacia atrás y volviendo a perder todas las touches y melés. La exasperación del conjunto jiennense era obvia en el campo y se transmitía de jugador en jugador hasta tal punto que los pocos minutos con balón no se sabía qué hacer con él. Cuando el CAU Metropolitano no tenía posesión tampoco se sentía amenazado, eran agresivos en el ruck porque Jaén estaba dormido y a veces parecía que algunos jugadores buscaban el calor de un agrupamiento para tomar aire. El marcador ya mostraba una amplia distancia, 21-6, cuando Jesús Niño tiró de ingenio y mandó una patada a seguir para que Fernando Pulido, superando en velocidad a todos los adversarios, apoyara el balón en zona de marca madrileña. Así fue como Jaén Rugby recuperó algo de orgullo y con el 21-11 en el marcador parecía que se podía arreglar el entuerto.

               Jaén Rugby comenzó a disponer de más posesión y continuación en ataque, pero el CAU estaba en casa y enchufado y el peso de un partido mal hecho caía sobre los hombros de los verdes. Era complicado salir de aquella dinámica y a pesar de tener el balón en ataque, el CAU avanzaba metros defendiendo. Las opciones en ataque quedaron obsoletas para los nuestros que encontraron en los golpes a favor la única forma de ganar metros. Jesús Niño convertía de nuevo un golpe y Jaén Rugby comenzó a encontrarse más cómodo pero se les olvidó que el CAU también seguía jugando y cuando se trató de defender de nuevo se cometieron dos errores clamorosos en defensa que decantó el encuentro definitivamente para el quince madrileño con dos nuevos ensayos. El 33-14 del marcador no era para nada alentador pero los nuestros sacaron coraje los últimos minutos tirando de corazón en cada placaje y en cada metro que se subía a presionar y consiguieron rascar un balón para Jesús Niño que con una jugada individual sublime ensayaba bajo palos, convertido por él mismo, 33-21 y final.

 Jugaron para Jaén Rugby: Víctor Palomo, Jesús Medina, Jesús Mulero, José Manuel Espinosa, Miguel Ortiz, Clément Florent, Álvaro González, Carlos Mendoza, Jesús Niño, Jorge Toledano, Jorge Gómez, Gonzalo López, Rafael Teruel, Francisco Carmona, Fernando Pulido.

También jugaron: Salvador González, Javier García-Lomas, Felipe Víbora, Rodrigo Santías y Juan Navarrete.

Incidencias: Víctor Palomo veía la tarjeta amarilla por juego sucio en el 39’. Francisco Carmona “Chiske” tuvo que ser sustituido por lesión en el 64’.         

A %d blogueros les gusta esto: