Jaén Rugby dio un paso de gigante el domingo al derrotar al CR San Jerónimo por 57-31 en la ida de semifinales del campeonato andaluz. El equipo tardó en coger las riendas del encuentro y a pesar de algunos errores graves en defensa, cuando tuvo el control fue una auténtica apisonadora.

Los primeros diez minutos del encuentro no pudieron presentar peor escenario para el equipo local. Jaén Rugby se quedaba con 14 jugadores por la marcha de Rafael Teruel que tenía que ser atendido de urgencia por una grave lesión en la mano derecha y acto seguido, el equipo recibía un ensayo tras una desafortunada acción en donde la presión defensiva de San Jerónimo consiguió taponar una patada. El apertura del conjunto visitante convertía la patada, muy acertado durante todo el partido en este aspecto y tal vez el arma más peligrosa del equipo sevillano.

Gracias a una rápida y efectiva actuación, Diego Ruíz, encargado del cuerpo médico del club, conseguía que Rafael Teruel volviera al campo tranquilizando a los compañeros y dando, tal vez, un soplo de confianza necesario tras el primer golpe. Jesús Niño convertía dos penalty kicks dejando el marcador 6-7, dando a entender que el equipo se recomponía pero San Jerónimo no dio lugar a especulaciones, golpeó y golpeó más fuerte, con un ensayo bajo palos. Así Jaén Rugby veía como en menos de diez minutos recibía la pena máxima dos veces seguidas. El quince verde se notaba muy nervioso y poco acertado en la gestión del ruck, en donde perdía la posesión debido a la agresividad con la que San Jerónimo implicaba jugadores en el breakdown.

La grada temía lo peor, pero si de algo se ha caracterizado este equipo a lo largo de la temporada es que los errores del pasado quedan olvidados cual fantasma que intenta visitarte. Jaén Rugby salió reforzado de los errores y lo que al principio era la mejor arma del rival, se convirtió en la mejor baza para el ataque jiennense. El quince sevillano seguía apostando demasiados jugadores en el ruck y Jaén Rugby solo tenía que ser paciente y esperar el error. Eso hizo, en cada recuperación los locales contraatacaban con los tres cuartos, demostrando ser superiores por fuera. Jesús Niño mandaba una patada a la caja recepcionada por Gonzalo López, partidazo el del primer centro, y la servía en bandeja de plata al mismo autor de la patada, Niño, que convertía el balón en el primer ensayo local.

Jaén Rugby encontró su lugar en el partido, supo traducir cada balón, cada minuto de posesión en jugada de peligro. Los restantes minutos de la primera mitad fueron una auténtica avalancha de juego por parte de los locales. Fernando Pulido hacía el segundo y Francisco Carmona “Chiske” el tercero. 23-14 al descanso.

San Jerónimo seguía causando problemas en los saques de centro donde su apertura seguía estando muy acertado en el juego al pie. Balones altos que ponían en aprieto a los delanteros verdes por la presión sevillana. Varias imprecisiones en los minutos iniciales de la segunda parte dieron alas de nuevo a un San Jerónimo dolido por los tres ensayos encajados, pero un golpe de suerte hizo que el balón quedara muerto para un Francisco Carmona inalcanzable cuando tiene espacio. Tras una carrera de casi setenta metros posó bajo palos dando el cuarto para el Jaén Rugby. Justo después, de nuevo el apertura de San Jerónimo pateaba cruzado poniendo en aprieto a los tres de atrás que, tras una mala gestión, brindaban la oportunidad de rehacerse al rival. El conjunto visitante hacía su tercer ensayo casi a los cinco minutos del anterior ensayo local.

Poco a poco la maquinaria del Jaén Rugby se encontraba totalmente engrasada y causaba muchos aprietos en todas las fases del juego, tanto en estáticas como en abiertas, mostrando cierta superioridad en el total. El partido se rompió los siguientes minutos con varias internadas locales, Gonzalo López y Carlos Mendoza anotaban el quinto y el sexto ensayo respectivamente dando una ventaja que invitaba a soñar. Jesús Niño sumaba su cuarta transformación que junto con los tres golpes convertidos anteriormente dejaba una tasa de aciertos de un 70% a palos. El marcador, con un 47-24, representaba la fortaleza con la que el Jaén Rugby supo contestar en un partido plagado de parones.

En el segundo período, los cambios de veteranía en la primera línea dieron un empaque brillante en la estática, un toque de tesón necesario para los 8 guerreros que combatían en cada melé y en cada touche. Lorenzo Mollinedo y Juan Ramón Crespo estuvieron inconmensurables a su salida desde el banquillo. Javier García Lomas también sustituía a Eduardo Liébanas en la segunda línea y Rodrigo Santías volvía a los terrenos de juego con las ganas propias de un jugador que lleva más de tres meses sin jugar. Este último sería el protagonista de la siguiente internada del Jaén Rugby, agrandando el campo con su zancada parado casi en el in goal, aprovechando Niño la superioridad creada por fuera para descargar hacia el capitán Fernando Pulido que hacía el séptimo ensayo para los locales.

José Cabrera, Jorge Gómez y Francisco Ángeles reforzaron al equipo en los minutos finales en donde parecía que no veríamos más anotaciones pero nada más lejos de la realidad. San Jerónimo volvía a colarse en la veintidós contraria y un Jaén Rugby que volvía a cometer los mismos errores que al principio forzados tal vez por la calma a la que invitaba el marcador, dejaba que el contrario volviera a salir con un ensayo y una transformación. Un ensayo que recorta distancias para una vuelta que promete ser intensa y emocionante.

Las gradas volvieron a recoger un casi lleno demostrando que la afición está respondiendo con su equipo motivados por la décimo primera victoria de la temporada. Jaén Rugby viajará el próximo domingo a San Jerónimo donde disputará la vuelta a las 12:30.

Jugaron para Jaén Rugby: Jesús Mulero, Jesús Medina, Salvador González, Eduardo Liébanas, Miguel Ortiz, J. Manuel Espinosa, Felipe Víbora, Carlos Mendoza, Jesús Niño, Jorge Toledano, Gonzalo López, Rafael Teruel, Francisco Carmona, Juan Navarrete y Fernando Pulido.

También jugaron: Juan Ramón Crespo, Rodrigo Santías, Lorenzo Mollinedo, Javier García, Jorge Gómez, José Cabrera y Francisco Ángeles.

Incidencias: Carlos Mendoza vio la tarjeta amarilla en el minuto 31 y Rodrigo Santías vio la tarjeta roja en el 79’. San Jerónimo vio cuatro tarjetas amarillas, en el 31’, 37’, 72’ y 79’. Jesús Mulero y Rafael Teruel tuvieron que abandonar por lesión, el primero en el 48’ y el segundo en el 74’.

A %d blogueros les gusta esto: